miércoles, 28 de junio de 2017

“Blood”, nueva droga ilegal hecha con sangre humana

Una dosis de esta mezcla contiene sangre y otras 13 sustancias, como metanfetamina y codeína, una característica que la hace aún más peligrosa que las drogas tradicionales de diseño.
jeringa con sangre

En Bucks County, una ciudad del estado de Pensilvania, la policía local fue la primera en obtener una ampolleta con la droga, cuyas características son las de un líquido rojo y se conoce en el bajo mundo comoBlood (sangre, en inglés). Principalmente se trata de una mezcla entre sangre humana y fentanilo, un analgésico opiáceo sumamente efectivo de 50 a 100 veces más potente que la morfina. Sin embargo, las pruebas de laboratorio realizadas a la muestra incautada revelaron que además del fentanilo, la droga iba cargada con codeína, efedrina, THC y metanfetamina, sumando un total de 13 sustancias reguladas
De acuerdo con la reseña que hizo la revista estadounidense Popular Science sobre el caso, la jeringa contenía 11 mg de metanfetamina, una dosis completa. Esto elimina la posibilidad de una contaminación accidental (cuando una persona se aplica una droga inyectable, una diminuta cantidad de sangre, que en ocasiones incluye restos de la droga, puede volver a la jeringa). En otras palabras: intencionalmente alguien mezcló sangre humana con fentanilo y metanfetamina, con toda la intención de crear una nueva droga.
BLOOD drogra en sangre
Dado que se aplica por vía intravenosa, Blood puede ser una fuente de transmisión de VIH y otros virus, pero también presenta un riesgo adicional: la incompatibilidad sanguínea. Si alguien recibe sangre de un tipo incompatible, esto dispara una reacción inmunológica potencialmente fatal – pues se generan coágulos sanguíneos que pueden llevar a accidentes vasculares o paro cardíaco.

martes, 27 de junio de 2017

Luchadora pierde pelea y defeca sobre el ring

Justine Kish.



Una de las noches más vergonzosas de la luchadora ucraniana Julia Kish fue la del domingo 25, cuando además de perder la pelea frente a la estadounidense Felice Harring, defecó sobre el ring.

De acuerdo con los especialistas, la razón por la que Kish ya no soportó más es la"incontinencia de esfuerzo"
La experta en artes marciales tuvo que emplear demasiada fuerza para salir de la guillotina y al conseguirlo, las manchas aparecieron sobre la lona.
Afortunadamente y pese a que hasta el momento se había mantenido con un récord de 5 victorias, Julia se tomó el asunto con humor y no permitió que le afectara.
"Soy una guerrera y nunca voy a abandonar #ShitHappens. Volveré pronto", publicó en su cuenta oficial de Twitter.

El mundo en 100 años (escrito en 1905)

El siguiente texto es el extracto de un artículo publicado en el diario The Wichita Eagle, Kansas, en Estados Unidos en la edición del 30 de abril de 1905. El autor de la columna tenía bastante esperanza en la humanidad e imaginó un mundo que incluso en la actualidad parece muy lejano, con excepción de algunas cosas que terminaron cumpliéndose.
una ciudad del futuro

Las recámaras serán redondas.

Supongamos que nos levantamos por la mañana un día de mayo del 2006. Nuestra habitación es una cámara circular, las esquinas están obsoletas pues suelen acumular polvo, y el polvo es la abominación de esta época. Las amas de casa del 2006 dirán que nosotros, sus ancestros, éramos terriblemente sucios. En la habitación se ubica un dispositivo que nos suministra oxígeno – aire fresco – durante la noche.
Presionas un botón y tu baño aparece (los sirvientes humanos son algo superfluo). Enjuagas tu cuerpo rápidamente con agua oxigenada, expedida con una fuerza que hace del frotamiento algo innecesario, adjunto se encuentra un armario de secado, forrado con cepillos móviles y relleno con aire desecado, del cual se sale en cuestión de segundos con la piel seca y electrificada. Te vistes con una ropa suave – hombres y mujeres vestirán casi lo mismo – sin corsé, sin lazos apretados, sin collares rígidos, sin sombreros, sin calzado de piel.
vispera de navidad en el futuro ilustracion

No hay café, té o cigarrillos.

Entonces, después de encender la aspiradora para que limpie tu ropa, bajas por el ascensor, dado que ya no existen las escaleras, y te sientas para desayunar lentejas, frijoles o nueces mecánicamente servidas. Ya no se toma más café o té, y tampoco se fuma.
El desayuno se consume acompañado por un resumen de las noticias matutinas, susurradas en tu oído por una máquina parlante, que también reproduce los acontecimientos del mundo en fieles ilustraciones.
casa del futuro ilustracion
¿Es este el punto álgido de las prisas? Seguramente, pero se permite pues estás ansioso por ganar la mayor cantidad de tiempo posible para la “cultura y reflexión”. Tu casa será una conejera humana con cientos de artículos. Estará repleta de accesorios científicos. Habrá teléfonos, telescopios, quinetoscopios y toda clase de otros “scopios” en cada habitación. Los nuevos aprendices serán tan buenos como sus maestros pues el grado de educación ha “formado su carácter”.


Todo es automático.

Afuera, pones un centavo en una ranura y saltas a un automóvil a la espera, un vehículo que aparentemente incluso los bebés pueden conducir, o caminas hasta el pavimento móvil, que se encuentra tan limpio como un jaspe – hay aspiradoras en cada esquina -, para ser transportado a tu trabajo, hacer negocios a través de un teléfono de grabaciones e ilustraciones, u observar a la maquinaria hacer el trabajo de tu industria y, una vez cumplidas las horas reguladas establecidas, dedicas el resto del día a estudiar pinturas, estatuas o libros raros.
Las carreras de caballos, los juegos de azar, la lectura de libros frívolos, el chismorreo en los clubes y gastar el dinero en costosos almuerzos o comidas han quedado relegados en el limbo del pasado olvidado. Simplemente eres un bobo fofo, una planta superior de invernadero, envuelto en ropa Liberty, con tanto coraje físico como lo que nosotros conocemos en 1906 como bacalao.
centro de control futurama ilustracion
Máquinas voladoras, construidas para una o dos personas, serán populares en las cimas de las montañas y días de campo sin alcohol. Barcos dirigidos por una fuerza inalámbrica cruzarán el Atlántico en un día, por lo que podrías desayunar en el Savoy y cenar en el Waldorf Astoria (dos famosos hoteles de la época, el primero todavía de pie situado en Londres, y el segundo ya extinto de Nueva York). Los barcos rozarán el agua y no cortarán las olas; los trenes recorrerán 200 millas en una hora hasta los suburbios aparentemente interminables.

Los pequeños comercios desaparecerán.

La literatura serán montañas “altas” y no habrá espacio para Kiplings, Doyles o Pembertons. La poesía florecerá y los pequeños comercios desaparecerán. Los periódicos locales han estado muertos durante 50 años o más y las publicaciones Express estarán ilustradas de extremo a extremo con fotografías coloridas hechas con algún molde de luz sobre el papel, los anuncios serán escritos por grandes figuras literarias, y la circulación implicará varios millones de copias. Finalmente, las mujeres podrán votar.


The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (1)The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (2)The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (3)The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (4)The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (5)The Wichita Daily Eagle, Kansas, April 30, 1905 (6)
The Wichita Daily Eagle, Kansas, Abril 30, 1905

lunes, 26 de junio de 2017

¿A dónde va la orina y excremento del bebé cuando está en el vientre?

Aunque el embrión produce una mezcla oscura en el intestino, no es suficiente argumentar que se trata de excremento, después de todo el embrión no come y por lo tanto no produce heces. Mientras que la orina es libremente liberada en el saco amniótico (que envuelve al embrión). De hecho, esta orina fetal compone la mayor parte del líquido amniótico y, por consecuencia, es vital para el correcto desarrollo del embrión.
mujer embarazada meditando en la cama
Pero se le conoce como orina fetal por una razón, y es que no es nada parecida a nuestra orina. Casi el 100% de la orina fetal es agua. La razón es muy simple: el embrión no tiene demasiados desechos para excretar, en primer lugar porque no se alimenta y en segundo porque los metabolitos (principalmente urea, sodio y creatinina, que también se encuentran en nuestra orina) son enviados directamente a la madre vía el cordón umbilical, y excretados por ella. El embrión sólo puede orinar a partir de la semana 16, fase de la gestación en que sus riñones se encuentran lo suficientemente desarrollados como para filtrar la sangre enviada por la madre – separando oxígeno, glucosa, sales minerales y vitaminas de los metabolitos.
Poco tiempo después, en torno a la semana 25, las células del intestino producen una secreción oscura conocida como meconio, dicha sustancia recubre las paredes del intestino para evitar que se colapsen. En ocasiones, hacia el final del embarazo, el embrión puede soltar este meconio en el líquido amniótico, algo que puede resultar peligroso al momento del nacimiento del bebé, cuando hace su primera respiración (en el vientre de su madre, todo el oxígeno se suministra a través del cordón umbilical): si el recién nacido llega a respirar el meconio, puede contaminar los pulmones y desarrollar neumonía.
Por eso, previo al corte del cordón los médicos deben aspirar el líquido que recubre la nariz y boca del recién nacido. Además, soltar el meconio es un indicio de que el intestino del embrión se encuentra más vascularizado de lo normal y esto podría representar un sufrimiento.
Si durante las semanas previas a la fecha estimada de parto los médicos constatan que el líquido amniótico está oscurecido, el nacimiento podría ser anticipado. En ese caso, ellos les indican a los padres que​ “el bebé hizo popó dentro de la barriga de la madre” para facilitar la explicación, pero para que quede claro, eso no es excremento.

La célula que explota.


Quinta semana de embarazo.

El embrión alcanza un tamaño aproximado de 5 milímetros (como un grano de frijol) y, con ese tamaño, ya requiere de un paquete básico de supervivencia: un corazón rudimentario, los brotes de los brazos y las piernas y el tronco cerebral (la estructura del cerebro que se encarga de controlar el ritmo cardíaco).

quinta semana embarazo

Novena semana de gestación.

Con aproximadamente tres centímetros de longitud y 10 gramos de peso, el embrión empieza a experimentar los primeros estímulos cerebrales. Según algunos científicos, en este punto ya siente dolor. En esta fase del desarrollo ya cuenta con dedos y un órgano genital diferenciado.
novena semana embarazo

Semana 16.

El bebé ya cuenta con estructuras óseas y musculares formadas, aunque en tamaño aún se parezca a un teléfono móvil. Sus facciones ya se encuentran bien definidas y los médicos son capaces de identificar el sexo por ultrasonido.
semana dieciseis embarazo

Semana 25.

En torno al quinto mes de embarazo, el feto completa los requerimientos mínimos para vivir fuera del vientre de su madre. Lo que determina esto es la formación del pulmón: incluso si nace prematuro, ya es capaz de respirar por su cuenta.
semana veinticindo embarazo

Atraes mosquitos por culpa de tu tipo sanguíneo

Si no conoces tu tipo sanguíneo, hay un pequeño insecto que lo sabe muy bien. Investigadores del Instituto de Tecnología de Control de Plagas de Chiba, en Japón, encontraron que los mosquitos – los causantes de noches sin dormir y el terror de los campamentos – prefieren a aquellos individuos con sangre tipo O. A todas luces se trata de una compensación maquiavélica del universo contra los donadores universales.
mosquito succionado sangre
En un estudio publicado en el Journal of Medical Entomology, el grupo de investigación puso a prueba los tipos de sangre de los participantes voluntarios y el “estado secretor” – en otras palabras, si secretaban o no una sustancia química que señala cuál es su tipo de sangre, característica común en aproximadamente el 85% de las personas.
Así, solicitaron a los voluntarios que pusieran las manos en un contenedor con 35 mosquitos y registraron la cantidad de insectos que se posaron en cada persona. Los mosquitos se posaron en las manos y antebrazos expuestos e intentaron picar, pero les resultó imposible alimentarse debido a que sus probóscides, el apéndice frente a su cabeza con el que succionan la sangre, habían sido previamente amputadas.

Los mosquitos se posaron en “secretores” con sangre del tipo O en un 83% de las veces, y sólo se posaron en aquellos con sangre del tipo A un 47% de las veces. Esto sucedía incluso cuando agregaban el producto químico de la secreción a la piel recién lavada de los participantes.
Una advertencia: aunque los voluntarios con sangre tipo O tuvieron un mayor índice de atracción, la diferencia era apenas estadísticamente significativa cuando se trataba de sangre tipo A. Esto quiere decir que si posees sangre del tipo B o AB, no necesariamente estás a salvo (si eres del tipo A, puedes sentirte bendecido).

Un ingrediente irresistible.

Según el Smithsonian Magazine, el tipo de sangre no es el único factor en juego. Existen otros elementos que pueden terminar atrayendo a los mosquitos. Las personas que inhalan más que el promedio – por lo general, las personas mayores – exhalan más dióxido de carbono, lo que termina atrayendo a los insectos.
Si haces mucho ejercicio, tendrás más ácido láctico en tus músculos y una mayor temperatura corporal, otros dos elementos que atraen a los mosquitos. Las bacterias también resultan agentes atrayentes, es por eso que cuando caminas recibes más picaduras en los tobillos que en las manos recientemente higienizadas. Otras cosas que nos vuelven más atractivos para los mosquitos incluyen beber cerveza y estar embarazada – otra buena razón para evitar hacer estas dos cosas a la vez.

domingo, 25 de junio de 2017

Sexo en el país de nunca jamás

No se trata de inocentes historias sin sentido, sino de valiosas herramientas que ayudan a construir la personalidad. Los cuentos de hadas son piezas clave en el desarrollo infantil de la sexualidad.
alice in wonderland
Sexo en el país de nunca jamás
Si uno pone atención, no resulta complicado encontrar alusiones al sexo, veladas o directas, en los relatos fantásticos para niños. De hecho, las primeras versiones de Caperucita Roja, entre ellas la de Charles Perrault (1697), incluyen una escena en la que el lobo invita a Caperucita a meterse con él en la cama de la abuela; ella se desnuda poco a poco preguntándole qué hacer con cada prenda que se quita (“Arrójala al fuego porque ya no la necesitarás”, contesta el canino seductor) y, luego de este streaptease, acepta la invitación. Una vez en la cama los dos, desnudos, inicia el famoso diálogo de “Qué brazos tan grandes tienes, lobito”… “Son para abrazarte mejor”… En los siglos posteriores, autores como los hermanos Grimm y Hans Christian Andersen se encargarían de depurar los contenidos de los cuentos con el ilustrado fin de proteger las susceptibilidades de los infantes.
En tanto que productos de las diversas tradiciones populares del planeta, el origen de los cuentos de hadas es incierto y, posiblemente, en la mayoría de los casos deba buscarse en los mitos de las culturas antiguas. De ahí que muchos de ellos, en sus fuentes más originales, estén cargados de alusiones sexuales, de las que no están exentas las mitologías fundacionales de la antigüedad. Un ejemplo más reciente lo hallamos en los relatos de Las mil y una noches, cuyo alto contenido erótico extraído de muy diversas fuentes, si bien debía cumplir una función moralizante entre los miembros del islam, se filtró en la cultura de Occidente a través de Boccaccio, el Arcipreste de Hita y Chaucer, entre otros, donde alimentó una rica y extensa tradición literaria. Aun así, lo mismo que la antigua Caperucita, con el tiempo los relatos fueron expurgados a fin de crear versiones más aptas para los niños de la Edad Moderna, inscritos en una cultura que, paradójicamente, resultó más moralizante que su predecesora medieval.

El complejo de Edipo.

McFly y su madre
Así como Freud y Jung analizaron los contenidos simbólicos de los sueños y los mitos, otros analistas se han abocado a elucidar los mensajes que subyacen a las historias fantásticas de los cuentos de hadas. Uno de los más importantes es Bruno Bettelheim, que en su ya clásico libro Psicoanálisis de los cuentos de hadas ofrece una aproximación psicoa-nalítica a los relatos para niños más tradicionales de la cultura occidental. Allí, el analista freudiano asegura que los cuentos fantásticos son herramientas fundamentales en los procesos de configuración de la personalidad del infante, pues “hablan a su pequeño yo en formación y estimulan su desarrollo, mientras que, al mismo tiempo, liberan al preconsciente y al inconsciente de sus pulsiones“. De ahí que, para él, tales historias se dirijan simultáneamente a todos los niveles de la personalidad, expresadas de un modo que alcanza la mente no educada del niño y le sugiere simbólicamente las formas de enfrentar los diversos conflictos y de desempeñar los roles que lo habrán de convertir en adulto.
Uno de los procesos cruciales en el desarrollo de la personalidad se relaciona con el conflicto edípico, que acompaña comúnmente la niñez temprana y luego reaparece en la preadolescencia. En el niño representa un odio hacia su padre por interponerse en el camino entre él y su madre e impedir que ésta le dedique todo su cariño; para la niña, en cambio, significa un deseo inconsciente de ofrecer a su padre el regalo amoroso de ser la madre de sus hijos. En tanto que el padre constituye una figura que por tradición se ausenta continuamente, el niño no lo ve como una barrera infranqueable y su conflicto se resuelve de un modo, hasta cierto punto, unilateral: el padre es el dragón que se interpone entre el héroe (el niño) y la princesa (su madre). Puesto que la madre es una entidad eternamente presente y de gran cercanía, para la niña se trata de un proceso más complicado, durante el que aquélla se disocia en dos figuras: la madre pre-edípica, buena y maravillosa, que en la mayoría de los cuentos está ausente desde el comienzo (La Cenicienta, Blancanieves y La bella durmiente), y la madre edípica, mala y cruel, cuyos atributos encarnan la bruja y la madrastra malvada. Estos personajes son derrotados por el héroe, que debe vencer una serie de pruebas (correspondientes simbólicamente con el desarrollo psicológico y emocional que habilitará al niño para llevar una vida plena en su etapa adulta) y conquistar su felicidad. Para Bettelheim, el pequeño cuenta con lo mejor de dos mundos (el real y el fantástico) para resolver sus conflictos internos: “Como todo sucede en el país de nunca jamás, el niño no necesita sentirse culpable por dar al padre el papel de un dragón o de un gigante malo, o a la madre el papel de bruja o de madrastra cruel“.

Eros y Psique.

Eros y Psique
Una de las fuentes principales de los cuentos de hadas puede hallarse en el antiguo mito griego de Eros y Psique. Celosa de la belleza de una mortal llamada Psique, Afrodita pidió a su hijo Eros que usara sus flechas para que aquélla se enamorara del ser más feo sobre la Tierra. Por su parte, los padres de Psique habían recibido del oráculo la predicción de que su hija estaba destinada, no a un mortal, sino a un monstruo, a cuya morada la muchacha se fue a vivir. Allí, por la noche, era visitada por Eros, que se enamoró de ella y le solicitó nunca encender la luz en su presencia, a lo que la muchacha, instada por sus hermanas celosas, desobedeció mientras el dios dormía, pero habiendo caído en su pecho una gota de aceite de la lámpara, éste despertó y huyó. Ella lo buscó por todos lados y pasó varias pruebas impuestas por Afrodita, entre ellas, descender al Hades para solicitar un poco de su belleza a Perséfone y restituir la que Afrodita había perdido; sin embargo, en su camino de regreso, Psique decide tomar un poco de la belleza para sí misma, lo que le provoca un letargo mortal, del que sólo Eros puede rescatarla. Y, gracias al permiso de Zeus, vivieron felices siempre.

La bella sangrante.

Bella Durmiente
El cuento de La bella durmiente tiene escondida la enseñanza de lo traumático que puede llegar a ser el ciclo menstrual.
Existen muchas interpretaciones psicoanalíticas de La bella durmiente, cuya historia llega a nuestros días a través de las versiones de Perrault y de los hermanos Grimm, las cuales, a su vez, se basan en un relato de Gianbattista Basile publicado hacia 1635, pero quizá la más interesante de todas sea la que se refiere a la menstruación. En el cuento, la reina muere después de dar a luz a una niña, a cuyo bautizo acude una comitiva de 13 hadas, la más perversa de las cuales profetiza que, a la edad de 15 años, la princesa morirá tras pincharse un dedo con la rueca de un torno de hilar; sin embargo, la última de las hadas, de sentimientos bondadosos, cambia la maldición y, en lugar de la muerte, le vaticina un sueño profundo de 100 años.
Según Bettelheim, la maldición representa el periodo menstrual, que tradicionalmente se presentaba por primera vez cuando las adolescentes cumplían los 15 años (las 13 hadas simbolizan los 13 meses lunares de 28 días con los que suele coincidir el periodo menstrual). Según él, sorprendida por la repentina hemorragia, la princesa cae presa de un profundo sopor que la protege, detrás de un muro de espinos, de cualquier pretendiente, o lo que es igual, de cualquier contacto sexual prematuro. Muchos príncipes intentan sin éxito llegar a ella antes de que se cumpla el tiempo predicho, que corresponde simbólicamente a su proceso de maduración física y emocional, pero cuando éste se ha completado, el bosque de espinos se transforma en un bello jardín por el que aparece un apuesto príncipe con el que la muchacha habrá de casarse para ser feliz por el resto de los tiempos. Según esta interpretación, La bella durmiente enseña a los pequeños que un suceso traumático (como el primer ciclo menstrual de las niñas al llegar a la pubertad y, más adelante, su primera relación sexual) puede convertirse en un acontecimiento enormemente satisfactorio, siempre y cuando las cosas se hagan a su debido tiempo.

El número del sexo.

Según señala el reconocido psicoanalista Bruno Bettelheim, en la numerología de los cuentos de hadas el tres ocupa un lugar especial, en primera instancia, por tratarse de un número místico que, antes de la Trinidad, ya representaba a Adán, Eva y la serpiente. Además, inconscientemente, este número también se refiere al sexo, puesto que, por un lado, cada género posee tres aspectos distintivos: en el caso de los hombres, un pene y dos testículos; en el de las mujeres, una vagina y dos pechos, y por otro, son tres las entidades que participan en el conflicto edípico. Allí tenemos los triángulos que forman parte de cuentos como La Cenicienta y Blancanieves, ambos con sus respectivos padres y madrastras celosas y malvadas. Asimismo, son tres los cerditos que resisten los soplidos del lobo y tres los osos que, al regresar a su casa después de un paseo, descubren que, luego de haberse comido el alimento de uno de los platos de la mesa, Ricitos de Oro se encuentra plácidamente acomodada en una de las tres camas de la casita habitada por los plantígrados. un número tres siempre presente.

Caperucita Roja o el sexo prematuro.

Caperucita Roja
Para Bettelheim el mensaje simbólico que subyace al cuento de la Caperucita Roja constituye una advertencia para las niñas de los peligros de incurrir en conductas abiertamente sexuales antes de tiempo. Independientemente de la escena en que comparte la cama con el lobo y del nombre de la heroína que, por un lado, puede referirse al himen y, por añadidura, a la virginidad y, por otro, representa el color que tradicionalmente se asocia con el amor y el deseo carnal, son bastantes los elementos que sostienen esta hipótesis, como el hecho de que, aun habiendo sido aconsejada de no desviarse del camino, la niña del cuento se abandone al principio del placer y se dedique, como le ha sugerido el lobo, a cortar flores silvestres mientras él se encamina a la casa de la abuela. La advertencia de la madre reprime los deseos de Caperucita, que representa a una niña en la etapa edípica preadolescente, cuyos inconscientes deseos sexuales comienzan a aflorar.
La figura masculina se desdobla en los personajes del lobo, peligroso seductor que representa los impulsos más primitivos del ser humano (“las tendencias egoístas, asocíales, violentas y potencialmente destructivas del ello“, según Bettelheim) y el valiente cazador, fuerte y responsable (“los impulsos generosos, sociales, reflexivos y protectores del yo“).
De este modo, durante la lectura, la niña experimenta y desarrolla los aspectos masculinos de su personalidad y advierte simbólicamente los peligros de entregarse prematuramente a conductas abiertamente sexuales (el acto sexual es comprendido como un acontecimiento en el que uno de los participantes devora al otro, enfatizando sus aspectos bestiales).
No obstante, aunque el cazador abre al lobo con su hacha y rescata a Caperucita y a su abuela (que salen vivas de su panza, en una clara alusión al alumbramiento por cesárea), es la niña quien debe darle muerte, y con ese fin le llena la panza de piedras, a causa de las cuales la bestia se desploma. Esto responde a la apremiante necesidad de que sea ella la que resuelva por sí misma el conflicto de su sexualidad incipiente. En este sentido, propone Bettelheim, el cuento proyecta a la niña “hacia los peligros de sus conflictos edípicos durante la pubertad y, luego, la libera de ellos, de manera que puede madurar libre de problemas“.

Mi cola y mi voz por unas piernas.

sirenita
La cola de pez de la sirena es representación de la sexualidad inmadura, ya que no muestra los genitales femeninos como las pierna al momento de separarse.
La sirenita representa el deseo sexual inmaduro, y por eso insiste en aventurarse a la superficie, primero, y a tierra después, cuando ha sido advertida por su abuela de que aún no es tiempo de que lo haga. Sin oír advertencias, se enamora del príncipe y pide a la bruja que le conceda un par de piernas, a lo que ésta accede a cambio de su lengua (la voz femenina es símbolo de seducción y tentación), y prometiéndole convertirla en humana si llegare a conquistar el corazón del príncipe o, de lo contrario, quitarle la vida. Las piernas representan la sexualidad, pues revelan, al separarse, los genitales femeninos. “Mientras tenga cola (dice Cashdan), son prácticamente inexistentes las posibilidades que Sirenita tiene de atraer al príncipe. Es un obstáculo a la hora de hacer el amor.”
La heroína fracasa pues, sin su voz, está incapacitada para explicarle a su amado que fue ella, y no su actual prometida, quien lo salvó de la tormenta. Trágicamente, ella muere aunque es convertida en un espíritu benévolo, para que triunfe el amor verdadero, que es encarnado en la madurez de la relación del príncipe con su prometida.

Ánima vs. Ánimus.

blanca nieves
Dentro de la historia de Blancanieves, según la teoría junguiana, los enanos son símbolos del ánimus, que ayudan a que la mujer alcance la integración psicológica.
Ahora bien, existen diversos modelos de aproximación psicoanalítica a los cuentos de hadas, uno de los cuales, tan válido como el freudiano, aprovecha los presupuestos junguianos en torno al desarrollo de la personalidad o, en los términos del teórico vienés, en torno al proceso de individuación, el cual concluye cuando se ha alcanzado el equilibrio entre los aspectos masculinos y femeninos de la personalidad. La parte femenina del varón, que debe ser desarrollada durante dicho proceso, recibe el nombre de Ánima, mientras que su contraparte masculina en la mujer se designa como Ánimus.
Partiendo de esta base, Gabriela Wasserziehr, en su libro Los cuentos de hadas para adultos, ofrece una interpretación de La alondra de león, de los hermanos Grimm, en la que los aspectos femeninos de la personalidad liberan la masculinidad. Un padre pregunta a sus tres hijas qué desean que les traiga a su regreso de un viaje. Una de ellas pide perlas; la segunda, brillantes, y la más pequeña, una alondra. El padre no ha podido cumplir el deseo de la tercera, pero a su regreso divisa una alondra en el jardín de un palacio y ordena a su criado que la robe. Aparece un fiero león que ofrece perdonar la vida al hombre si, a cambio del ave, promete obsequiarle lo primero que encuentre a su llegada a casa.
Como es de esperarse, la hija pequeña es lo primero que sale a su encuentro y, luego de la explicación de su padre, accede a mudarse al palacio del león que, en realidad, es un príncipe encantado: bestia durante el día, humano por la noche; así vivieron felices, amándose de noche y durmiendo de día, y tuvieron un hijo. Con el tiempo, ella desea presumir a su marido y esto ocasiona que él se transforme en paloma y vague por el mundo durante siete años. Ella sigue a la paloma; luego ésta vuelve a convertirse en león-hombre y es retenido por la mujer-dragón, una falsa novia de la que habrá de rescatarlo, para luego vivir con él en eterna felicidad.
Para Wasserziehr, las pruebas cósmicas que debe superar la heroína para recuperar a su amado y alcanzar la plenitud representan el desarrollo de los aspectos femeninos, primero, y luego masculinos de su personalidad, mientras que el héroe recorre un camino inverso, que va de la masculinidad pura, representada por su forma bestial, a lo femenino simbolizado por la paloma y de ahí a la completud de su forma humana, en la que el Ánima y el Ánimus se encuentran en perfecta armonía.
En resumen, la interpretación de esta autora habla del desarrollo de una pareja sentimental: el primer encuentro está marcado por la polaridad, por el deseo sexual de lo opuesto; luego, esta relación unilateral se vacía y cada miembro de la pareja debe incorporar a sus propias vivencias aspectos del otro, “ya no se atraen tanto por lo que les falta sino por el placer de compartir la vida con otro ser humano, que tiene su propia identidad y su propio proceso

¿Novios o bestias?

bella bestia
El llamado ciclo del animal-novio, al que pertenece, entre muchos otros, el cuento de La bella y la bestia, suele presentar, o un ser humano capaz de amar durante la noche pero que en el día, a causa de una maldición, se transforma en algún animal, o bien un príncipe que ha sido convertido en animal por una maldición y al cual sólo el amor verdadero, desinteresado, de una doncella podrá volver a su forma humana, como a final de cuentas sucede en la trama. Este ciclo cumple dos funciones fundamentales en el lector infantil: en un nivel más inmediato, enseña al niño a no dejarse llevar por las apariencias (alguien que es, según los cánones estéticos, alguien nada atractivo) mientras que en un sentido más profundo le sugiere que lo que él, desde su perspectiva infantil, considera monstruoso y bestial, como el acto sexual, en un futuro habrá de convertirse en algo placentero y positivo. Sin duda se trata de uno de los caminos hacia una educación sexual sana y sin prejuicios.

La “Cultura del Estatus” y sus extraños efectos secundarios

No es ninguna novedad que vivimos y nos alimentamos constantemente de la cultura del estatus – es decir, la cultura que pone en primer lugar las apariencias, pese a que no son un reflejo fiel de la realidad. Basta abrir cualquier red social para observar a una buena cantidad de personas en una competencia sin descanso, en forma de actualizaciones de estado, sobre quien tiene a la mejor pareja, el mejor empleo, la mejor familia, las mejores fiestas, los mejores amigos, las mejores vacaciones y la mejor vida.
selfie en la playa
No es que diga esto para criticar a aquellos presumen (sutilmente o no) en Facebook la vida que tienen, incluso porque ni siquiera yo me salvo de caer en esto: por muy atenta y cuidadosa que sea una persona, en el momento menos esperado resbala y cae de bruces en la perversa práctica del “hacer para que los demás vean”. Sí, es válido reflexionar hasta qué punto esta obsesión que lleva a maquillar la realidad está permeando en nuestras vidas, y hasta qué punto están dispuestas las personas a llegar para interpretar un determinado papel ante los ojos de los demás.
Yo podría equivocarme – y si no estás de acuerdo, eres totalmente bienvenido para manifestarlo en los comentarios -, pero creo que algunas peculiaridades de la vida moderna son consecuencia directa de esa cultura del estatus, donde las cosas, experiencias y sentimientos tienen que ser evaluados constantemente ante un auditorio. Peculiaridades como…

Los grandes gestos de amor.

Como lo mencioné antes, podría estar equivocándome, pero los grandes gestos de amor son una cosa relativamente nueva, ¿no? Estoy hablando del tipo de gesto que implica tirarse de una avioneta sobre la casa de la enamorada para solicitarle matrimonio, o hacerle la propuesta frente a una multitud en un juego de baloncesto, o llevar una serenata romántica a un centro comercial – claro, todo debidamente grabado para subirlo después a YouTube y aparecer en programas televisivos de chismes y espectáculos.
Con excepción de un pequeño grupo de usuarios en Internet que está empezando a ver este tipo de acciones como una forma de coerción amorosa, la mayoría se emociona cuando ve un gran gesto de amor en acción (evidentemente, sólo cuando es correspondido. De otra forma, se trata de un ser mal agradecido ante los ojos de esas personas). “Deben amarse demasiado”, es la idea que surge entre la multitud que ve el espectáculo, junto con una buena cantidad de envidia y admiración en partes iguales.
propuesta de boda tipica yt
Para la pareja se tiene reservado el gran premio – no precisamente el amor mutuo, sino ese trofeo que garantiza el estatus de pareja perfecta, amada y envidiada por la multitud. Un trofeo cuyos espectadores provienen de una selección de redes sociales diversas a su disposición, garantizándole la máxima divulgación del estatus recién adquirido. Incluso cuando el amor no es tan verdadero, o tan correcto como debería, el gran gesto parece una forma de sacrificio y de conclusión definitiva que convence incluso al más indeciso de los amantes.
En estos casos, quien válida el amor es la multitud, aunque se trate de un amor inmaduro que quizá nunca llegue a realizarse. No es que todos los grandes gestos de amor sean farsas. Creo que el 99.9% de las personas que se involucran en un gran gesto de amor lo hacen con sinceridad, o por lo menos así lo creen. Pero corresponde a esas mismas personas pensar porqué tienen la necesidad de incluir y tener la validación de una tercera parte – en este caso, de la multitud – en un asunto tan privado e íntimo. ¿Lo están haciendo por amor o por espectáculo? ¿Cuántas relaciones terminan y cuántos matrimonios se concretan para después desaparecer en nombre del espectáculo?

Los hijos como accesorios.

Mi esposo y yo estamos casados desde hace un año, 5 meses, 3 días y 6 horas y desde hace (por lo menos) un año, 5 meses, 3 días, 5 horas y 45 minutos nos preguntan constantemente sobre cuándo tendremos hijos. Por supuesto, es algo natural y lo entiendo completamente. El próximo paso después del matrimonio es la llegada de los hijos, siempre fue así.

Aun así, me incomoda un poco el hecho de que si nosotros decidimos que tendremos un hijo ahora, estoy segura que las personas van a celebrar en lugar de preocuparse por el hecho de que no tengamos condiciones financieras para criar un hijo en este momento. ¿Cómo se puede celebrar una decisión tan irresponsable?
la tipica mama de facebook
Esto sólo demuestra lo fuerte que es el concepto de que una familia sólo puede definirse como tal (y por lo tanto, ser perfecta) con uno o dos diablillos desordenando la casa, y el hecho de encontrar esto normal nos muestra lo fuerte que es la programación martillada en nuestra cabeza desde la infancia: casarse y tener hijos.
Y aunque existan miles de razones diferentes para que una persona quiera un hijo, para algunos de estos individuos esta trayectoria predefinida debe seguirse para alcanzar el estatus de la “familia perfecta”. Es de este deseo por un determinado estatus asociado a la expectativa social antes mencionada que nace eso tan extraño que llamé “Hijos Accesorios”.
Los hijos accesorios son los niños que nacen para rellenar una familia y convertirla en algo digno de llamarse Familia (con F mayúscula, si se quiere) y presentarse en la iglesia o en la reunión de fin de año de la empresa. Los hijos accesorios generalmente son criados por las nanas o los abuelos y ven muy poco a sus padres. Como cualquier accesorio, deben tener algún atractivo. Mientras son pequeños, por sí sola su existencia es suficiente, con sus pequeñas manos y pies rechonchos, pero a medida que crecen deben desarrollar alguna habilidad para que sus padres puedan presumirlos al mundo.
Por eso, no es raro encontrar que los hijos accesorios raramente tienen una tarde libre – y siempre están ocupados en clases de ballet, inglés, piano, fútbol, baloncesto, francés, mandarín, etcétera. Esencialmente, los hijos accesorios son una extensión más de la vida perfecta que los padres intentan mostrar al mundo. Sin embargo, es importante recordar que los hijos accesorios crecen y no siempre se convierten en aquello que los padres esperaban.
psicopata americano

Distracción generalizada.

Mira a tu alrededor. Cada día que pasa nos parecemos más a las tontas cucarachas, viendo el celular en lugar de conversar con la persona que tenemos al lado, tomando fotos a diestra y siniestra en lugar de apreciar el paisaje y anotando conquistas en lugar de conocer a nuevas personas. Nuestros celulares y las redes sociales se hicieron demasiado poderosos y tomaron el control de nuestras vidas como un parásito inteligente y letal, como los horrorosos Parásitos Asesinos que aparecen en el programa de Discovery Channel.
parasitos asesinos discovery channel
En nuestro caso, nos agrupamos en las redes sociales porque son una vitrina de nuestra vida y, a través de un razonamiento totalmente idiota, creemos que la vitrina es más importante que vivir la falsa vida anunciada allí (creo que ya perdí el control de esta analogía, pero lo entendiste). Esto nos conduce a una gran ansiedad por el estatus, y obviamente también a una distracción generalizada, donde la vida y las personas pasan como un telón de fondo mientras actualizas obsesivamente tu cuenta de Twitter.
Nada se aprovecha o absorbe realmente por la persona que padece distracción generalizada. Un paisaje es admirado por 3 segundos, el tiempo promedio que toma sacar el teléfono del bolsillo y tomar una foto para subirla a Instagram. Una conversación dura unos minutos hasta que alguien menciona una frase muy espiritual y la persona siente ansiedad por interrumpir la conversación para publicar la “cita” en Facebook.
tomando fotos en la mesa iphone
Todo gira en torno al estatus divulgado, al de la propia imagen que va siendo estructurada actualización tras actualización, como un Frankenstein virtual que jamás vendrá a la vida, pues no es real. Eso sin contar que el interés que la persona afectada por la distracción generalizada tiene por los otros va hasta el momento en que evalúa si los otros están mejor o peor que ella en el gran juego de la vida – y por lo general es una evaluación que no pasa de 2 minutos en Facebook. Después de eso, sigue sacando fotos otra vez.