sábado, 1 de octubre de 2016

EL MEJOR TRABAJO DEL MUNDO


Su labor consiste en hacerse pasar por un cliente con el fin de desarticular las redes de trabajo sexual ilegal.

Debido a que las autoridades de Nueva Gales del Sur, Australia, no cuentan con autorización para entrar a los prostíbulos sin una orden judicial, han contratado los servicios de un investigador privado que mantendrá relaciones sexuales con las empleadas.

El hombre, cuya identidad se desconoce, tiene 60 años y es apodado 'John'. Su labor consiste en hacerse pasar por un cliente con el fin de desarticular las redes de trabajo sexual ilegal que operan en supuestos locales de masaje.

Esto, porque el número de burdeles ilegales en Nueva Gales del Sur aumentó tras la legalización de la prostitución en 1990, razón por la que 'John' debe proporcionar informes detallados y materiales gráficos que posteriormente se utilizarán en los tribunales.