martes, 24 de mayo de 2016

¿Por qué los hombres pagamos por sexo?



Las actividades sexuales con un fin económico sufren de una visión perniciosa que impide ver la urgencia con que las personas necesitan dinero.
La artista española Cristina de Middel presentó su nuevo proyecto fotográfico en el que revela el otro lado de la moneda, la forma en que ven los hombres la prostitución y por qué se animan a pagar por sexo.
Para ello, viajó a Río de Janeiro con el objetivo de dar vida a “Gentlemen’s Club”, como nombró a la serie de imágenes, que buscan expresar al sexo servicio como una práctica contemporánea de arte.
Entre los voluntarios se encuentra Silvio, un joven de 28 años que contrata prostitutas alrededor de tres veces a la semana en su trabajo como guardia de seguridad en un club nocturno.
También vemos a Walter, un soltero de 50 años que encuentra refugio entre las piernas de una prostituta; o a Hugo, un señor de 70 años que frecuenta prostíbulos desde los 12 años pensando que el papel de las mujeres es exclusivamente el de satisfacer las necesidades carnales del hombre.
Sin embargo, y sin que lo notaran, la artista posicionó a los varones en el mismo lugar que una sexoservidora, pues su premio por dejarse retratar en una cama de hotel fue entre 100 y 150 dólares (1,800 y 2,700 pesos). Es decir, en media hora Cristina les devolvió con dinero sus servicios.
La conclusión de la chica es que en la mayoría de los casos, las actividades sexuales con un fin económico sufren de una visión perniciosa que impide ver la urgencia con que las personas necesitan dinero. 
Aunque Cristina de Middel actualmente reside en México, pretende ampliar su serie a lo largo de este país y Tailandia, para generar conciencia en torno a la "mancha desoladora, denigrante o misteriosa" que significa la prostitución.


Con información de Cultura Colectiva.